lunes, 17 de agosto de 2009

Recordemos al prócer

Comúnmente se llama al general San Martín “El padre de la patria”, concepto que se aplica perfectamente en una sociedad tradicionalmente patriarcal, pero creo que el término cobra otra dimensión cuando nos detenemos a pensar en las injusticias que debió vivir el prócer. Son comunes las analogías entre la sociedad y la familia (y muy criticables, por cierto) pero me tomo una licencia para contribuir al debate.
San Martín fue el “Padre de la patria” porque encabezó epopeyas para liberar estas tierras del poder imperial. ¿Quién no está dispuesto a dar todo por sus hijos?
Porque nunca uso su espada para derramar la sangre de sus compatriotas. No es de buen padre tomar partido por alguno de sus hijos. Aunque muchos lo hagan.
Porque ya anciano, se ofreció a combatir cuando la patria entró en guerra con fuerzas extranjeras. ¿Cuántas veces se olvidan las diferencias en la familia ante una situación de agresión externa?
Y sin embargo, como a un padre ¿?, lo condenamos al ostracismo, a la soledad del exilio y a la pobreza. Pensemos en los ancianos amontonados en el olvido de los geriátricos.
¿Cómo explicar tamaña injusticia?
Nos queda como consuelo que el fue un hombre con principios e ideales, un grande en una nación de dirigentes enanos, oportunistas y mezquinos.
San Martín es el padre de la patria, no seamos hijos sin memoria.

Lic. Daniel Vásquez