viernes, 19 de octubre de 2007

La Municipalidad de San Miguel y la U.N.Lu:

Panorama: El valor del conocimiento

“Hay que pensar en el papel del conocimiento, un poco mas allá de la mentalidad economicista que piensa en el invento vendible en el mercado. Esa es una idea anacrónica.
Los japoneses no inventaron el acero, pero pueden venderlo de mil maneras y para mil usos diferentes (...) Argentina no tiene ninguna inteligencia confiable en el mundo ni sabe que la necesita. Cuenta con el producto de sus campos y minas, pero no aprovecha a los sabios que produce en los laboratorios escondidos en las universidades”
Marcelino Cereijido Clarín 27/04/03

“Actualmente, más del sesenta por ciento de las cincuenta mil personas que trabajan en actividades científicas y tecnológicas en Argentina lo hacen en las universidades nacionales (públicas). En casi todas ellas se ha producido la consolidación de ciertos grupos de excelencia (Mario Albornoz)

¿Por qué si se le asigna gran importancia al capital humano en la sociedad actual, se destinan recursos (escasos) y luego se desestima este capital?
La inversión del PBI en investigación y desarrollo es en la Argentina del 0,4,5% mientras que en Japón es del 3,10% , Alemania 2,50% y Francia 2,23%. La UNESCO recomienda que la inversión en Ciencia no debe estar por debajo del 1% del PBI.
Rene Favaloro en 1993 llamaba la atención con respecto a este tema "los datos de la CEPAL son por lo demás demostrativos del atraso en que se encuentra América Latina. En la década del 80 solo aportaba el 3,2 % de los bienes de capital, el 2,5% de los ingenieros y científicos, el 1,8% de las exportaciones de manufacturas, 1,3% en investigación y desarrollo en comparación con el resto del mundo. Seguimos dependiendo de la producción primaria (...) Es necesario que todos seamos concientes de que sin educación y desarrollo científico no es posible el progreso".
Las transformaciones ocurridas a nivel mundial en las últimas décadas colocan al conocimiento como el factor principal de competitividad de las naciones.
Las nuevas formas de producción que surgen de la combinación de tecnologías de automatización basadas en la introducción de la informática y la micro electrónica, con formas distintas de organización del trabajo, exigen un mayor presupuesto en el área de educación y ciencia y tecnología y no, como ocurrió en nuestro país, una paulatina desresponsabilización de parte del Estado de su función de inversión en el área.
Existe una gran cantidad de intelectuales que analizan las transformaciones tecnológicas y el proceso de globalización desde una perspectiva en lo que el Estado juega un papel mínimo, y cuando se habla de Estado de Bienestar se lo hace de manera negativa. Por el contrario, Manuel Castells utiliza el término “sociedad informacional” para caracterizar a la sociedad actual y provee el Estado de Bienestar un papel importante papel en este contexto.
“Si la manipulación del símbolo por una fuerza de trabajo altamente calificada, creativa y cada vez más autónoma favorece la fuente de productividad y competitividad, todos los factores que contribuyen directamente al aumento de tal capacidad son fuerzas de producción. La capacidad mental de trabajo esta verdaderamente unida a la educación y a la formación, pero en una sociedad abierta y compleja dependiendo de la variedad de culturas y de las condiciones institucionales: salud, comunicación, tiempo libre etc. (...) El Estado de Bienestar no puede ser visto simplemente como una institución redistributiva no productiva. Para promover las condiciones de la vida social y la capacidad cultural, el Estado de Bienestar, en el sentido mas amplio, puede ser una fuerza productiva decisiva en la sociedad informacional” (Castells)

Universidad Nacional de Luján: tan cerca, tan lejos

La creación de la Universidad Nacional de Luján respondió a un proyecto que se propuso vincular la acción académica al desarrollo regional. En este sentido, uno de los objetivos centrales fue atender las necesidades de la comunidad circundante. La vinculación con los requerimientos de la zona supone la interacción entre la Universidad y empresas, instituciones y organismos comunitarios para beneficiar a la comunidad con la transferencia de tecnología y servicios generados desde esta casa de estudios superiores.
A pesar de ser la única Universidad Nacional publica y gratuita, que posee una sede dentro de los límites del distrito de San Miguel, (en este Centro Regional se dictan solo cuatro carreras de las 21 que se dictan en la sede central, a pesar de ello, recibe a 5.500 estudiantes por año) actualmente se encuentra aislada por parte de la actual gestión municipal, ignorando y desaprovechando la integración laboral de sus de más de siete mil estudiantes.
La U.N.Lu en su sede central mantiene una gran inserción con la comunidad de Luján, a través de programas de extensión y desarrollo regional, pero es escasa la inserción con la comunidad de San Miguel. Habría que prever los mecanismos o canales de comunicación que garanticen una circulación de los saberes y experiencias producidas en el intercambio con el fin de que los beneficiarios no sean únicamente quienes participan en forma directa. Para ello es preciso garantizar la transferibilidad de los ámbitos de investigación y desarrollo científico y tecnológico al campo de la docencia y formación de recursos humanos. Esta ventaja pedagógica debería constituirse en la motivación principal para el establecimiento de los vínculos universidad-producción

Fomentar la inserción de los graduados tanto en el mercado distrital como en las políticas implementadas en el Municipio.

En la U.N.Lu trabajan reconocidos especialistas en Educación de Adultos. Además cuenta con la división de educación a distancia, en donde se diseñan y elaboran tanto proyectos de educación a distancia en su versión tradicional (gacetillas y cuadernillos) como a través del uso de las nuevas tecnologías (e-learning) De esta manera se podrían utilizar tales recursos para capacitar a jóvenes y adultos de la manera más adecuada a sus necesidades.

Cambiar el modelo económico y orientarlo hacia uno productivo de base tecnológico
La situación económica actual, con el valor del dólar con respecto al peso (1 dólar = 3 pesos) obliga a producir muchas mercancías que en los 90 se importaban (1 dólar = 1 peso), se deben prevenir deficiencias en el aprovechamiento de las plantas tecnológicas para la producción, estas tienen escasa vida útil, debido al constante avance tecnológico, para ello es fundamental la inversión en ciencia y fundamentalmente, el aprovechamiento, el uso social del conocimiento, algo que es actualmente ignorado en San Miguel.

Fomentar programas municipales de financiamiento para desarrollar productos y servicios.
Los programas municipales, (como las becas, los intercambios de especialistas entre la universidad y el municipio, o el desarrollo conjunto de programas de alto valor social) tanto en lo relativo a la formación de recursos humanos, como en lo que tiene que ver con el apoyo a la investigación científica y tecnológica, permitirán complementar capacidades y mejorar las condiciones socio económicas de nuestro municipio.

Para finalizar

Es necesario tomar conciencia de la necesidad de colocar el conocimiento o la formación profesional al servicio de los problemas sociales y comunitarios, para articular la formación profesional del graduado, con las respuestas que demandan las coyunturas sociales, políticas y económicas.
“Las nuevas formas de organización del trabajo dejan atrás la producción en cadena con tareas sumamente fragmentadas y especializadas para los trabajadores. Hoy desaparecen los puestos de trabajos fijos y es cada vez mas frecuente la rotación permanente del personal por diferentes tareas laborales” (Filmus 2002)
Como explica Filmus, la flexibilidad de nuevas tecnologías permite una diversidad de esquemas organizativos que hace posible a la gente trabajar juntos en diferentes empresas, y a distintas situaciones. Por tal motivo se necesita una capacitación constante para la población, dicha capacitación puede llevarse a cabo mediante la utilización de recursos humanos provistos por la universidad.
Los orígenes y trayectoria de los mayores cambios tecnológicos son sociales y por lo tanto la sociedad y su organismo representativo, el Estado, deben jugar un rol importante en estos cambios garantizando la aplicación de valores fundamentales como la responsabilidad y la ética. No se debe dejar a millones de ciudadanos afuera de la sociedad informacional, abandonados a su suerte. En estos tiempos de cambios continuos no queda tiempo para perder, se debe decidir si nos insertamos en la economía global como país globalizado o como país globalizador. La construcción del país que imaginamos la debemos realizar desde nuestros brazos, asumiendo la responsabilidad, empezando en nuestro barrio, y en nuestro municipio, solo con un gobierno municipal comprometido con un proyecto de nación serio, podremos lograr mejorar nuestro futuro.


Daniel Vásquez
Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Educación de la U.N.Lu
danielvz27@yahoo.com.ar
danielvasquez22@gmail.com

Bibliografía
Albornoz, M “Política científica y tecnológica en Argentina”
Cereijido, M en diario Clarín Bs. As 27/4/03
Castells, M "Flujos y redes e identidades: una teoría critica de la sociedad informacional" en Nuevas perspectivas criticas de la educación Paidos
Filmus, D ”Una escuela para la esperanza” TEMAS grupo editorial Bs. As 2002